Manifiesto insta a derribar las fronteras científicas de Europa

BRUSELAS- Durante más de una década, los políticos y líderes de investigación de Europa han hablado sobre la necesidad de facilitar que los científicos trabajen con sus colegas a través de las fronteras y se reubiquen dentro de la Unión Europea. Pero a pesar de la charla, el concepto de un "mercado libre para la investigación" no ha avanzado mucho.

Ahora, dos miembros del Parlamento Europeo (MPE) han propuesto tomar medidas legalmente vinculantes para forzar a E.U. países para tomar la idea en serio. Pero su propuesta, presentada aquí en una reunión el 16 de octubre, ha suscitado tibias respuestas de las universidades y los financiadores de la investigación.

La sugerencia proviene de dos eurodiputados italianos de diferentes lados políticos: Luigi Berlinguer, un demócrata y ex ministro de Ciencia en su país, y Amalia Sartori, la presidenta conservadora del comité de investigación del Parlamento. En su manifiesto, titulado Un Maastricht para la investigación , Berlinguer y Sartori dicen que ha llegado el momento de "acelerar" el advenimiento del llamado Espacio Europeo de Investigación (EEI) a través de E.U. directivas e incluso un "compromiso constitucional". (Las directivas de E.U. se utilizan para alinear las leyes nacionales en un plazo establecido, dejando a los estados miembros libres para decidir cómo cumplen los objetivos comunes de E.U.)

El título del documento se refiere al histórico tratado de Maastricht, firmado en 1992, que creó un mercado único europeo que garantiza la libre circulación de mercancías, capital, personas y servicios. Ocho años después, surgió la idea de crear la "quinta libertad": la libre circulación de investigadores, conocimiento científico y tecnología. Para el año 2014, ERA hará que las políticas de investigación de la Unión Europea sean más coherentes y permitirá a los científicos trasladarse de Atenas a París tan fácilmente como los científicos de EE. UU. Se trasladan de Boston a San Diego.

La realidad es muy diferente. La política de I + D sigue siendo la base de los estados miembros individuales, con distintos programas y normas. Por ejemplo, las barreras administrativas y políticas a menudo dificultan la construcción y el intercambio de costosas instalaciones de investigación paneuropea, y un mosaico de sistemas de pensiones y de seguridad social muy diferentes puede hacer que moverse a través de las fronteras sea poco práctico o financieramente poco atractivo.

en un Informe de progreso Lanzado el mes pasado, la Comisión Europea reconoció que la Unión Europea corre el riesgo de quedar por debajo de la fecha límite de 2014. "Hay una gran cantidad de trabajo que debe hacerse", dijo la comisionada de investigación Máire Geoghegan-Quinn en ese momento, llamando una vez más a los estados miembros para que hagan su parte.

El manifiesto enumera las formas de avanzar más, incluida la coordinación de los programas nacionales de investigación, la mejora de los acuerdos transfronterizos para los derechos de pensión y seguridad social o la transferencia de subvenciones para investigación de un país a otro. Y propuso hacerlo a través de medios legales en lugar de buenas intenciones y llamadas desde Bruselas para cooperar.

El manifiesto ha sido respaldado por otros seis eurodiputados que se han centrado en cuestiones de política de investigación, así como por el ex comisario de investigación Philippe Busquin, quien defendió el concepto de ERA en sus primeras etapas.

Hace dos años, la propia Geoghegan-Quinn había comparado la creación de la ERA con la del mercado único de bienes y servicios de la Unión Europea. Pero en julio de 2012, se conformó con un enfoque suave y firmó acuerdos de ERA no vinculantes con universidades y organizaciones de investigación. "Mi instinto político habría sido buscar una propuesta legislativa sobre ERA. Los Estados [...] miembros me convencieron particularmente de que preferirían dar la oportunidad a ERA de trabajar con medidas más suaves", explicó después de una reunión de la UE. ministros de ciencia aquí el mes pasado. "No descartaría la ruta legislativa para mi sucesor", dijo Geoghegan-Quinn, que termina su mandato el próximo año.

En cualquier caso, esto no se trata de fusionar los sistemas nacionales de investigación o las instituciones, dice su portavoz. "La legislación no es una solución rápida y sería compleja. Estamos lidiando con sistemas de investigación, no con mercados ", dice.

Kurt Deketelaere, profesor de derecho en la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica y experto en E.U. la política científica, dice que Geoghegan-Quinn no tuvo tiempo de lanzar un proceso legislativo complejo que habría provocado la resistencia de los estados miembros, que generalmente quieren mantener el control de sus políticas. Los acuerdos no vinculantes trajeron un nuevo ímpetu y visibilidad al tema, dice.

Sin embargo, "es bastante ingenuo imaginar que se puede crear la quinta libertad sin medidas legislativas", agrega Deketelaere. Estas podrían ser reglas específicas (por ejemplo, sobre derechos de pensión o tasas de IVA para la compra de equipos de investigación) y / o una amplia directiva marco, que permita a las personas desafiar a los países que bloquean la libre circulación de científicos e ideas.

La Asociación Universitaria Europea (EUA) no está convencida. "Las medidas legislativas pueden no ser la mejor manera de promover los cambios necesarios en el sector universitario", dice Lidia Borrell-Damian, jefa de unidad de investigación de EUA. Borell-Damian cita el ejemplo del llamado proceso de Bolonia para armonizar la educación superior en toda Europa, que ha tenido lugar desde 1999 a través de medidas graduales de "abajo hacia arriba", en lugar de imponerse de arriba hacia abajo.

Science Europe, un grupo de organizaciones de investigación y agencias de financiamiento, suena una nota similar de precaución. "Es prematuro", dice el oficial de políticas senior Sébastien Huber. "La colaboración europea a nivel de investigación a nivel país es similar en volumen a la colaboración interestatal en los Estados Unidos", dice Huber. En lugar de centrarse en lo negativo, Europa debería aprovechar sus puntos fuertes y preservar su diversidad de enfoques en lugar de buscar la alineación entre los países.

UE. los jefes de Estado discutirán el EEI en una reunión del Consejo Europeo aquí la próxima semana, pero es improbable que se tomen medidas concretas hasta que la comisión se renueve el próximo año, después de las elecciones al Parlamento Europeo en mayo.

Loading ..

Recent Posts

Loading ..